sábado, 3 de agosto de 2019

Los mitos de la salud mental

Existen multitud de mitos en el ámbito de la salud mental. El desconocimiento nos hace generar una idea distorsionada de determinadas cosas. Voy a despejar algunos de esos mitos ya que, considero que la televisión hace mucho daño respecto a muchos temas, los cuales abordaremos hoy.

Las camisas de fuerza.
Resulta algo habitual ver escenas de películas en las que un peligroso paciente con algún trastorno mental está privado de su libertad de movimientos al llevar una camisa de fuerza. He preguntado a compañeros míos, a los más mayores, y nunca han visto una camisa de fuerza. Es cierto que, hace mucho tiempo, se hicieron auténticas barbaridades con enfermos mentales, pero desde nuestros abuelos y padres hasta ahora, no se conoce de la existencia de esta prenda. Existen otros métodos de contención física sí, ya hablaremos de ellos más adelante, pero si véis una camisa de fuerza solo va a ser en películas, es será una auténtica farsa.


La mayoría de asesinos tienen trastorno mental.
Vemos las noticias y vemos como un piloto de avión estrella un avión, se le atribuye una depresión. Un individuo mata a su vecino, era un esquizofrénico. ¡Cuanto daño han hecho los medios atribuyendo la etiqueta de asesinos a personas con trastorno mental! . Entiendo que los medios deben dar un toque sensacionalista, un toque atractivo a sus noticias, pero no, discrepo, las personas que matan o hacen daño no tienen porque tener un trasstorno mental. No existen datos ni estudios que atribuyan a personas esquizofrénicas la etiqueta de asesinos respecto a los que no tienen trastorno mental. La inmensa mayoría de pacientes que ingresan en el hospital no han asesinado a nadie. La persona que mata es simplemente porque decide hacerlo, es un tema moral, ético, incluso pasional, pero no de enfermedad.

¿Hay más fuera que dentro?
Pregunta típica y tópica que me habrán hecho infinitas veces ya. Partamos de la base que todos los pacientes que ingresan en una unidad psiquiátrica vienen de "fuera", con lo cual, es razonable pensar que hay más fuera que dentro, obvio. Los pacientes que ingresan en un centro o unidad psiquiátrica acaban siendo "etiquetados" con una enfermedad, pero hay numerosas personas que aún no han sido etiquetadas con ninguna patología mental en nuestro entorno, ya que por los motivos que sean, no se han agudizado lo suficiente como para requerir una visita o ingreso.

¿Podemos ser ingresados en contra de nuestra voluntad?
Existen pacientes con trastorno mental que van a urgencias pensando que su problema se les va a solucionar con una valoración rápida. En muchos casos, el problema si que se soluciona en una visita sin necesidad de ingreso en planta, pero en otras, el médico considera que hay hospitalizar y eso, genera una situación violenta y frustante para el paciente  ya que ingresar en planta no entraba en sus planes. Actualmente en psiquiatría, el médico tiene esa potestad si lo cree oportuno, ya que, en ocasiones, el paciente no tiene la objetividad de valorar que es lo mejor para él. Son momentos más desagradables, ya que a veces es necesario usar la fuerza física en para el ingreso en planta.


La Terapia Electro Compulsiva (TEC)
De nuevo la televisión nos distorsiona la realidad, hemos visto en numerosas ocasiones escenas en las que se someten a pacientes a las conocidas coloquialmente como "las corrientes". Desde hace tiempo, los TECs se realizan con anestesia, en presencia de un equipo multidisciplinar en el momento del tratamiento, y el paciente no sufre. He estado presencialmente en el tratamiento y puedo confirmarlo. En las escenas de las películas es habitual ver como se realiza el tratamiento sin anestesia, a pelo, provocando un sufrimiento muy llamativo para el espectador. Es una terapia controlada y pese a que se desconoce su mecanismo de acción, es favorable en según que pacientes, mejorando su estado mental cuando la medicación no hace efecto.

Personalidad múltiple.
Hace unos años estrenaron la película "Múltiple", dicha cinta, narraba la vida de un psicópata con muchísimas personalidades distintas. Llevo 20 años en salud mental y solo recuerdo un caso en el que, un equipo médico, considera la posibilidad de que un paciente tuviese doble personalidad. Los casos de doble personalidad o personalidad múltiple tienen muy poca literatura científica.


Espero haber despejado algunas de vuestras dudas lectores, cualquier duda, comentario u opinión es bienvenida aquí abajo, en el apartado de comentarios.


2 comentarios:

  1. Es innegable que la tele ha hecho daño, pero he leído que el siglo pasado se hicieron barbaridades!

    ResponderEliminar
  2. Es cierto amigo/a. No hay que irse muchos años atrás. Sin ir más lejos, se quemaban a epilépticos y esquizofrénicos por "creer que estaban poseidos". Por suerte, hemos evolucionado, pero ciertos directores de cine parecen querer frenar esa evolución.

    ResponderEliminar